¿Quieres recibir nuevas ofertas de empleo y licitaciones en tu correo?

Regístrate >
imagen suscripciones de empleo y licitaciones

El encuentro virtual celebrado este lunes 22 de marzo en el marco del proyecto SOCLIMPACT dio a conocer diferentes iniciativas en materia energética para apoyar la descarbonización que promueven el ITC en Canarias, AREAM en Madeira y la Universidad de West Attica en la isla griega de Tilos


Proyectos de almacenamiento energético y microrredes de generación distribuida, tecnologías del hidrógeno verde y comunidades energéticas autosuficientes son algunas de las estrategias presentadas por parte del Instituto Tecnológico de Canarias (ITC), la Agencia Regional para la Energía y el Medio Ambiente de Madeira (AREAM) y la Universidad de West Attica de Grecia, dentro del evento “Buenas prácticas en vías de adaptación para el sector energético” celebrado este lunes de forma telemática.

El evento mostró los estudios realizados en el marco del proyecto SOCLIMPACT sobre la incidencia del cambio climático en los sistemas energéticos insulares y la necesidad de adoptar medidas para alcanzar la neutralidad climática en 2050, mediante la reducción de emisiones de CO2 y la integración masiva de fuentes renovables, así como dar respuesta a los retos tecnológicos para garantizar la estabilidad de las redes eléctricas insulares, más vulnerables por su pequeño tamaño y aislamiento.

El caso de la isla griega de Tilos y su proyecto de autoabastecimiento energético con renovables, presentado por la doctora Emilia Kondili de la Universidad de West Attica, puso énfasis en el sistema innovador de almacenamiento de energía, con capacidad de 2,88 MWh y 12 horas de autonomía, que complementa a la central híbrida de generación fotovoltaica y eólica.

Por parte del ITC, el responsable del área de Renovables, Salvador Suárez, trató la tecnología del hidrógeno verde y su papel clave como vector energético para aplicar fuentes de energía renovable al transporte y como acumulador de energía eólica y solar que, por su intermitencia y variabilidad, no son gestionables. El ITC cuenta en sus instalaciones de Pozo Izquierdo con un proyecto híbrido demostrativo, a pequeña escala, que combina eólica y fotovoltaica para la generación de hidrógeno y que permite estudiar y ensayar tecnologías de producción, almacenamiento y aprovechamiento del hidrógeno a mayor escala.

El experto en proyectos de energía de AREAM, Filipe Oliveira, presentó varias iniciativas para la transición energética en Madeira, como la creación de un mercado de la biomasa para la transformación de residuos forestales en recurso energético (15.000 toneladas/año), medidas de incentivo a la movilidad eléctrica y la central de energía hidroeléctrica de bombeo (financiada por el fondo de cohesión POSEUR) para incrementar la penetración de renovables en el sistema eléctrico aislado y garantizar la estabilidad y seguridad del suministro, junto a sistemas de almacenamiento en baterías.

Desde su experiencia como especialista en redes energéticas en el ITC, Santiago Díaz presentó la hoja de ruta de la generación distribuida en el modelo energético de Canarias, basado en la descentralización de los sistemas eléctricos en microrredes que permitan mayor capacidad de  penetración de energías renovables con calidad y estabilidad de suministro. La generación distribuida con renovables combinada con sistemas de almacenamiento de energía a gran escala, basados en el hidrógeno y en el hidrobombeo, forma parte de la estrategia para reducir la dependencia de combustibles fósiles en áreas urbanas y rurales, así como en zonas industriales y de servicios.

Por último, la investigadora Helen Heinz de la Nottingham Business School (Nottingham Trent University), que realiza su tesis doctoral en el ITC gracias a las acciones Marie-Curie para la movilidad de doctorandos (proyecto Smart-BEEjS), presentó las bondades de los distritos energéticos positivos, modelo descentralizado de producción y gestión de la energía a nivel local que promueve la energía segura, asequible y sostenible para los integrantes de la comunidad, abordando problemas como la pobreza y la justicia energética.

Este encuentro se desarrolla en el marco del proyecto SOCLIMPACT, financiado por el programa europeo Horizonte 2020 y coordinado por la Universidad de Las Palmas de Gran Canarias, que integra a representantes de 12 islas y archipiélagos de nueve nacionalidades europeas (Chipre, Malta, Creta, Cerdeña, Sicilia, Córcega, Azores, Madeira, Baleares y Canarias,  a los que se suman las Antillas francesas y la isla báltica de Fehmarn), con el objetivo de evaluar los impactos socioeconómicos del cambio climático en estos territorios, principalmente en los sectores de la Economía Azul, y avanzar en las estrategias de mitigación (reducción de emisiones de gases de efecto invernadero) y adaptación (menor dependencia energética del exterior).

Como cierre de la actividad de SOCLIMPACT, el próximo martes 23 de marzo (10:00 CET) tendrá lugar un foro virtual bajo el título ‘First European Islands Summit on Climate Change’, en el que se darán cita representantes de instituciones europeas, académicos y agentes regionales para compartir reflexiones y analizar los beneficios colaterales y las vías de adaptación futuras para construir archipiélagos más resistentes.

Más información: https://soclimpact.net/

 

itc_virtual