El proyecto, financiado por la Cooperación Española, pretende dotar de un sistema para reutilizar aguas tratadas como recurso para el riego agrícola en la isla caboverdiana de Santiago.

Mejorar la sostenibilidad hídrica con soluciones que ayuden a reducir el consumo de agua en la agricultura, con este fin se ha puesto en marcha en Cabo Verde el proyecto piloto que lidera la Agencia Nacional de Aguas y Saneamiento (ANAS), gracias a la financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), y que cuenta con la colaboración técnica del Instituto Tecnológico de Canarias (ITC).

Esta iniciativa piloto es el resultado de la experiencia previa acumulada con el proyecto ADAPTaRES en materia de reutilización de aguas regeneradas en la agricultura de forma segura, cumpliendo con los exigentes criterios de calidad. Con esta nueva actuación se busca aportar conocimiento y prácticas eficientes que contribuyan a la diseminación del uso seguro de esta técnica en todo el país, donde la escasez de recursos hídricos y la situación actual de sequía han propiciado la apuesta por este tipo de sistemas.

Por parte del ITC, el experto del Departamento de Agua Gilberto Martel participó en los trabajos técnicos iniciados a comienzos del presente mes de junio en la Estación de Tratamiento de Aguas Residuales (ETAR) de Santa Catarina. Esta planta de depuración, gestionada por la empresa pública intermunicipal Aguas de Santiago (AdS), funciona con nulo consumo eléctrico.

El proyecto financiado por la Cooperación Española pretende dotar a la ETAR de Santa Catarina de un sistema para el almacenamiento, tratamiento y distribución de aguas regeneradas. Se busca adoptar el modelo desarrollado en ADAPTaRES en cuanto a la definición de protocolos de control de calidad de las aguas y de diseminación del uso seguro de esta técnica a gestores de la red de distribución y de buenas prácticas de riego a los agriculturas, haciendo de este recurso una prioridad estratégica para la agricultura local.

Entre las características de este nuevo proyecto se plantea que el sistema de bombeo para la reutilización de las aguas se alimente preferiblemente de energía fotovoltaica, además de configurar una red de distribución del agua regenerada por gravedad que lleve el agua a las zonas de riego que se identifiquen en el entorno.

Con este plan, teniendo en cuenta la capacidad actual, se podrían regar unas 6 hectáreas diarias. AdS, entidad que gestiona la planta, será la institución encargada de la comercialización y distribución de las aguas tratadas, y tiene el compromiso de incrementar las conexiones a la red de saneamiento.

La colaboración técnica del ITC se centra en la elaboración del estudio preliminar y del proyecto técnico de ejecución, además de apoyar en labores de control de calidad de las aguas y en la formación y sensibilización en los aspectos relativos a esta nueva infraestructura. Una vez se elabore el proyecto técnico de ejecución, podrá ser licitado por ANAS con la expectativa de que pueda hacerse la puesta en marcha de la distribución de agua tratadas a finales de 2019.

La infraestructura prevista ya se complementa a día de hoy con una parcela agrícola experimental realizada en el marco del Proyecto ADAPTaRES. Ubicada dentro del perímetro de la propia ETAR, se reutilizan las aguas que están sirviendo para llevar a cabo acciones de formación sobre buenas prácticas agrícolas en la utilización de aguas residuales tratadas.

ADAPTaRES, proyecto financiado con fondos FEDER a través del Programa INTERREG MAC, está liderado por el ITC con el objetivo de promover la adaptación al cambio climático y fomentar el uso eficiente del agua y su reutilización en la Macaronesia. Los resultados obtenidos a través del proyecto ADAPTaRES han favorecido nuevas intervenciones de cooperación para el desarrollo en Cabo Verde.

itc_virtual