Los socios de MONITOOL celebran en Nantes su quinta reunión conjunta con la asistencia de dos técnicas del ITC y con el objetivo de compartir los detalles del trabajo realizado durante los últimos meses y plantear los próximos pasos a seguir.


La quinta reunión de socios del proyecto MONITOOL, entre los que se encuentra el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC), centro adscrito a la consejería de Economía, Conocimiento y Empleo del Gobierno de Canarias, tuvo lugar los días 11 y 12 de febrero en la sede de IFREMER (Institut Français de Recherche pour l'Exploitation de la Mer) de Nantes.

El objetivo de la reunión ha sido dar seguimiento al proyecto, que propone el uso de nuevas herramientas (dispositivos de muestreo pasivo) para el monitoreo de la calidad del agua, bajo la Directiva Marco del Agua (DMA); además de revisar los progresos realizados en los distintos paquetes de trabajo que conforman el proyecto desde la última puesta en común, que tuvo lugar en Gran Canaria en mayo del pasado año.

Tras un riguroso análisis estadístico de todos los datos obtenidos en las dos campañas de muestreo, realizadas por los socios a lo largo de la costa atlántica, (desde Canarias hasta las Tierras Altas de Escocia), se observan interesantes resultados:

  • El 100% de las muestras de agua de mar recolectadas durante el proyecto están por debajo de las Normas de Calidad Ambiental (NCA), establecidas por la DMA para cadmio y níquel. En el caso del plomo, solo el 15% de las muestras superan dichos valores.

  • Tras el estudio de la relación entre las concentraciones de metales encontradas en las muestras de agua y las encontradas mediante el uso de dispositivos de muestro pasivo (DGT), se puede afirmar que existe una buena correlación para todos los metales bajo estudio (cadmio, níquel, plomo, cobre, manganeso y zinc), a excepción del cobalto.

  • Finalmente, en la mayoría de los puntos de muestreo, ninguna de las variables ambientales del medio marino consideradas (salinidad, temperatura, oxígeno disuelto, turbidez, pH, carbono orgánico disuelto, carbono orgánico total y sólidos en suspensión) afectaron la relación entre los metales medidos en agua y los medidos con DGT.

Como reto pendiente para los próximos meses, queda proponer unas NCA específicas para el uso de muestreadores pasivos (NCADGT), que facilitarían la evaluación del estado químico de las aguas bajo la DMA y que permitiría beneficiarse de las múltiples ventajas de este tipo de muestreo, como son, entre otras, una mayor representatividad de las muestras y una mayor facilidad de los análisis.

Además, el consorcio de MONITOOL acordó, tras el previo consentimiento del Programa Interreg Atlantic Area (financiador en un 85%), alargar la vida del proyecto hasta el final de este año 2020, valorándose también la posibilidad de presentar proyectos relacionados con la materia a futuras convocatorias europeas.

La próxima y última reunión de proyecto tendrá lugar en Lisboa, coincidiendo con la celebración de una conferencia final en la que se presentarán los resultados y conclusiones de todo el trabajo realizado durante los tres años de duración del proyecto a todas las partes interesadas. Esto es, a las entidades responsables de la monitorización del estado químico de las aguas en todas las regiones, a la comunidad científica, a los laboratorios de aguas, los consultores medioambientales, etc.

El proyecto MONITOOL (New tools for monitoring the chemical status in transitional and coastal waters under the Water Framework Directive) está cofinanciado por el programa Interreg Atlantic Area (2014-2020) y cuenta con un consorcio formado por organizaciones de España, Irlanda, Portugal, Francia, Reino Unido e Italia.

 

itc_virtual