¿Quieres recibir nuevas ofertas de empleo y licitaciones en tu correo?

Regístrate >
imagen suscripciones de empleo y licitaciones

Los estudios preliminares realizados por el ITC identifican los próximos retos a abordar en el tratamiento de aguas residuales debidos a la incidencia climática, entre los que se incluyen las alteraciones en el rendimiento de los procesos de depuración, el incremento de los costes de operación, el riesgo de vertidos y la amenaza de infraestructuras no resilientes


El Instituto Tecnológico de Canarias (ITC), en el marco del proyecto MACCLIMA, analiza los futuros riesgos en la operación de estaciones depuradoras de aguas residuales de Canarias como consecuencia de las variaciones climáticas definidas por el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), evaluando las posibles alteraciones en las infraestructuras de saneamiento y depuración, a medio y largo plazo.

Uno de los principales efectos de la variación climática es el incremento de la temperatura media global -hasta 4,3 grados en superficie, en el escenario menos favorable (RCP 8.5)- de aquí a 2100. Este calentamiento tendría consecuencias directas en los procesos de pretratamiento, decantación en depuradoras y en la producción de lodos.

El incremento de la temperatura influye en la menor flotabilidad de las grasas, lo que conllevaría una disminución del rendimiento en la eliminación de éstas, según el tipo de tecnología aplicada en el pretratamiento. En los procesos de decantación secundaria, un aumento de temperatura podría derivar en un posible incremento de bacterias filamentosas causantes del fenómeno bulking, o una mala sedimentación de los flóculos del fango activo, con el consiguiente riesgo de pérdida de eficiencia en el proceso.  También empeorarían las condiciones de decantación debido a cambios en la fisiología del flóculo.

En la depuración con procesos anaerobios el incremento de temperatura favorecería la aceleración de las reacciones en la cinética bacteriana.

Otro de los factores climáticos a tener en cuenta es el aumento del nivel del mar, y como consecuencia, las infraestructuras en la línea de costa resultarían dañadas en sus instalaciones eléctricas, así como en las propias edificaciones.

Los fenómenos climatológicos extremos (tormentas tropicales, lluvias torrenciales, temporales marítimos), además de daños físicos en las infraestructuras (inundaciones o deslizamientos del terreno), incrementan el riesgo de vertido por interrupción temporal del proceso de depuración.

MACCLIMA es el acrónimo del proyecto que lleva por título “Sistema de observación meteorológica y oceánica como herramienta para el fomento de la resiliencia y adaptación al cambio climático en el espacio de cooperación”, cofinanciado por el Programa de Cooperación INTERREG MAC 2014-2020 y que opera en los territorios de Canarias, Madeira, Mauritania, Senegal y Cabo Verde a través de un consorcio liderado por el Consejo Insular de la Energía de Gran Canaria y entre cuyos socios se encuentra el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC).

itc_virtual